Inicio Otros ¿Conoces la Fibromialgia? «Una enfermedad silenciosa»

¿Conoces la Fibromialgia? «Una enfermedad silenciosa»

por Cristina de León

Se trata de una enfermedad desconocida e incomprendida, pero que cada vez se visibiliza más en nuestra sociedad. En los últimos años, ha ido adquiriendo cada vez mayor importancia, hasta convertirse en un problema de salud pública de primer orden. En España, más de un millón de personas están afectados por fibromialgia y fatiga crónica.

Se trata de un trastorno que causa diversos dolores musculares y cansancio. Las personas que padecen esta enfermedad tienen unas zonas hipersensibles en el cuerpo, zonas en las que se intensifica el dolor diariamente: el cuello, los hombros, la espalda, caderas, brazos y piernas. Son puntos que al presionarlos hace que sintamos dolor.

Las personas que la padecen no saben lo que es vivir con ausencia total de dolor. sin tratamiento se hace insoportable el día a día, y con éste puedes hacer una vida normal pero debes acostumbrarte a un ligero dolor que no llega a desaparecer por completo.

En las múltiples pruebas médicas que se realizan las personas que la padecen, no aparece nada, los huesos y músculos están perfectamente, es una enfermedad que presenta diversos síntomas pero no hay signos ni pruebas de ello, ¿por qué no hay signos? porque se trata de una enfermedad causada por una equivocación del cerebro. Es decir, aunque no exista una enfermedad concreta, el cerebro actúa como si la hubiera. Lo que padece el enfermo no son los síntomas de la enfermedad, sino los síntomas de activación del programa de enfermedad que tiene el cerebro frente a la enfermedad. Es decir, lo produce el inconsciente de la persona. Lo que hace que se convierta en una enfermedad incomprendida por la sociedad y horrible para quien la padece, al no encontrar respuestas sobre la misma.

Los síntomas que acompañan al dolor, son los siguientes:

  • Dificultad para dormir (normalmente necesitan de medicación para dormir con normalidad).
  • Rigidez por la mañana.
  • Dolores de cabeza.
  • Ansiedad y depresión.
  • Periodos menstruales dolorosos.
  • Sensanción de hormigueo o adormecimiento en las manos y pies.
  • Falta de memoria o dificultad para concentrarse (a estos periodos de pérdida de memoria se le denomina «fibroneblina»).

Junto a la fibromialgia, pueden darse dos o más afecciones de dolor graves, a la vez, tales como: fatiga crónica, endometriosis, la enfermedad inflamatoria del intestino, la cistitis intersticial, la disfunción de la articulación temporomandibular y la vulvodinia. Se desconoce si estos trastornos tienen causa común.

Respecto a las causas de la fibromialgia, éstas son desconocidas. Aunque la fibromialgia se ha relacionado con factores, como: acontecimientos estresantes o traumáticos, como accidentes automovilísticos, lesiones recurrentes, malestares o dolencias y ciertas enfermedades. Aunque esta patología puede darse por sí sola, sin ninguna causa aparente.

Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas. Las mujeres que tienen un familiar con fibromialgia tiene mayor predisposición a padecerla.

¿Quién padece de fibromialgia?

Algunos científicos estiman que la fibromialgia afecta a 5 millones de personas de 18 años de edad o mayores en los EE.UU. Entre el 80 y 90% de las personas a las que les diagnostican fibromialgia son mujeres. Sin embargo, los hombres y niños también pueden tener el trastorno. La mayoría de los casos se dan en la edad madura.

¿Cuál es el tratamiento para la fibromialgia?

Se trata de una enfermedad, en muchos casos complicada de tratar, no hay un tratamiento específico, ya que el conocimiento de la misma es muy limitado,

pero llevando unos estilos de vida adecuados podemos lograr sentirnos mucho mejor: Intentar dormir lo suficiente, hacer ejercicio (teniendo en cuenta que las personas que padecen la fibromialgia pueden sufrir más agujetas de lo normal), alimentarse bien.

Se piensa que cuanto más medicamentos tome el paciente con fibromialgia, peor será el pronóstico. Esto se debe a que muchos fármacos contienen compuestos químicos que empeoran la salud de un alto porcentaje de pacientes con fibromialgia.

El tratamiento farmacológico, se basa sobre todo en la reducción de dolor, mejorar la calidad de sueño y restablecer o mantener el equilibrio emocional del paciente, ya que como hemos mencionado anteriormente, no existe un fármaco propio para esta enfermedad. Los fármacos más empleados en fibromialgia son:

  • Analgésicos: tramadol, paracetamol, o la combinación de ambos fármacos.
  • Antiinflamatorios: en los estudios de investigación de resultados de tratamiento con estos fármacos, no se ha evidenciado efectividad en el tratamiento de los síntomas de fibromialgia. No se recomienda, por tanto, su utilización de manera sistemática.
  • Benzodiazepinas (relajantes musculares, ansiolíticos): se deben usar con precaución por el riesgo de dependencia, y tampoco han demostrado efectividad.
  • Otros relajantes musculares, como la ciclobenzaprina, han obtenido un buen resultado para el manejo sintomático, por efecto real similar a los antidepresivos.
  • Anticonvulsionantes: gabapentina y pregabalina. En ensayos clínicos realizados han demostrado disminución del dolor y el cansancio, y mejoría del sueño y la calidad de vida.
  • Antidepresivos: la amitriptilina podría considerarse como fármaco de primera línea para el tratamiento de la fibromialgia, sobre todo si el paciente presenta dificultad para dormir o trastornos del estado anímico. Otros antidepresivos: fluoxetina, paroxetina, duloxetina y venlafaxina.
  • Otros fármacos como: esteroides, opioides (analgésicos mayores), melatonina, no han demostrado eficacia, y presentan, además, numerosos efectos secundarios.

Espero que les haya servido de ayuda y que cada día se visibilice más esta horrible enfermedad. Si crees que padeces esta enfermedad, no dudes en acudir a tu médico.

Related Articles

3 comentarios

Natalia 13 noviembre 2014 - 17:42

Muy interesante Cris. Las personas que la pedecen pueden solicitar certificado de discapacidad, pero como muy bien dices en el post, la falta de afectacion clara influye en que no se valore con el grado suficiente.. En los casos que he conocido, para la valoración se tenía en cuenta la frecuencia de los brotes… pero es tan injusto…

Responder
Cristina de León 13 noviembre 2014 - 23:17

Si es muy injusto la verdad, es una enfermedad muy difícil de diagnosticar y de la que aun no se ha recopilado mucha información. Esperemos que progresivamente se vaya avanzando en la investigación de esta enfermedad y su tratamiento.

Responder
Cristina de León 13 noviembre 2014 - 23:17

Y gracias por tu comentario guapísima mia

Responder

Dejar un comentario