Inicio Ámbitos de Actuación La soledad, el principal enemigo de los mayores

La soledad, el principal enemigo de los mayores

por Cristina de León

Hoy quiero compartir con ustedes, el siguiente artículo, ya que desde hace unos años, trabajo cerca de las personas mayores y es un tema que siempre me ha inquietado y en los últimos años más aún, puesto que lo he vivido de cerca. Se trata de la soledad que padecen muchos mayores y como ésta les interfiere en su salud. Es importante que sepamos detectar estos casos y que hagamos algo por solventarlos.

Hay diferentes instituciones que trabajan para paliar la soledad y evitar el aislamiento de las personas mayores, como por ejemplo, Cruz Roja, que hace una preciosa labor por y para este colectivo, con servicios de acompañamiento y seguimiento social.

La soledad afecta gravemente a la salud de los mayores de 65 años, ya que puede interferir en el funcionamiento del cerebro y contribuir al desarrollo de patologías como hipertensión, diabetes o depresión, entre otros.

La soledad, que sufre el 10% de los mayores de 65 años, afecta gravemente a su salud física o psíquica, y el 70% de los estas personas presenta, además, un problema mental asociado a la soledad, ya que el aislamiento puede interferir en el funcionamiento del cerebro de manera parecida a como lo hace el estrés crónico, provocando respuestas anormales del sistema endocrino e inmune, que contribuyen al desarrollo de enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes, la ansiedad, la depresión, o infecciones de repetición

mayorsoledad

Los expertos reunidos en la XX edición de las Jornadas de Actualización en Psicogeriatría han explicado que, con el envejecimiento disminuye la resiliencia fisiológica o capacidad del organismo para soportar y adaptarse a situaciones adversas.

El estilo de socialización de una persona a lo largo de su vida es un factor muy importante a la hora de prevenir o reducir la soledad en la tercera edad, ya que si el individuo ha establecido vínculos sociales de forma apropiada, estos le aportarán seguridad, mientras que si no ha mantenido una relación de confianza con los demás, sus relaciones sociales se basarán en la dependencia o el control.

Y resulta mucho más complicado mejorar las relaciones sociales de una persona mayor cuando su estilo de socialización ha sido deficiente y desorganizado, que cuando se ha quedado sola por circunstancias de la vida. Como ha explicado el Dr. Manuel Martín Carrasco, director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas de Hermanas Hospitalarias, “si el mayor presenta una trayectoria de soledad prolongada o problemas para relacionarse, puede ser necesaria una intervención psicológica, e incluso psiquiátrica”. Sin embargo, añade el especialista, “si su socialización siempre fue adecuada, el problema se puede resolver con medidas dirigidas a mejorar su red social actual”

Gracias por leer, les espero en el siguiente post.

Related Articles

Dejar un comentario