Inicio Otros El mal humor puede ser el causante de la muerte

El mal humor puede ser el causante de la muerte

por Cristina de León

Hoy nos centraremos en un artículo muy interesante, del gran Tomás Navarro (psicólogo, consultor, formador y divulgador mediante conferencias, libros y colaboraciones en medios). Hablaremos sobre como el mal humor puede desequilibrar nuestro cuerpo hasta el punto de afectarlo, incrementando las probabilidades de sufrir alguna enfermedad.

Tomás afirma que, el mal humor se cobra vidas. La ira te ganará la partida. Las emociones negativas como la hostilidad, la ira o la ansiedad tienen un efecto negativo en nuestra salud. Esto se produce debido a que, nuestro sistema nervioso está estrechamente relacionado con el sistema inmunitario y el sistema endocrino.

Seguramente todos hemos notado como nuestras emociones repercuten en nuestra salud,. Cuando sentimos una emoción muy intensa y notamos que se desequilibra todo el cuerpo. Nos ponemos nerviosos y se nos acelera el pulso, se entrecorta la respiración, nos sube la presión arterial, nos tiemblan las manos, empezamos a sudar y algún síntoma más. Esto se debe a que las emociones provocan unos cambios fisiológicos y hormonales que inciden en nuestro sistema inmunitario afectando a nuestro cuerpo en su totalidad e incrementando las posibilidades de sufrir alguna enfermedad.

Cualquier emoción que podamos sentir genera una activación neurofisiólogica por la que todo el organismo en su conjunto responde en sintonía con la emoción. Nuestro organismo necesita estar equilibrado dentro de unos límites. Podemos tolerar ciertas careancias o excesos. Por ejemplo, podemos soportar en un momento dado, el frío y el calor durante un tiempo, una noche sin dormir, pasar un poco de hambre, así como podemos tolerar emociones básicas; miedo, ira y tristeza, etc.

Pero cuando sobrepasamos esos límites en intensidad, frecuencia o duración es cuando se desequilibra nuestro organismo. Si sufrimos un impacto emocional intenso, repetido o frecuente puede desestabilizar nuestro organismo y dificultar nuestra capacidad para recuperar el equilibrio. ¿Y que ocurrirá después?, pues bien, eso puede originar la afección de aquellos sistemas u órganos vitales que tengamos más vulnerables, abriendo la puerta a todo tipo de enfermedades y dejando a nuestro organismo en una situación de vulnerabilidad a los ataques de cualquier agente tóxico.

Si caes enfermo, la cosa se dificulta aún más, al perder la salud se generan diferentes emociones que afectan directamente al curso de la enfermedad, lo que dificulta el seguimiento de pautas médicas, provoca abandono de tratamiento y puede generar conductas que pueden desencadenar una enfermedad distinta o agravar la existente.

Hay que tratar de llevar una vida lo más positiva y feliz posible, pues así conseguiremos tener una mejor salud. Menos achaques, menos enfermedades, un sistema inmunitario más equilibrado, viviremos más años y con mejor calidad de vida. Si tienes más de 55 años es el momento perfecto para animarte a que lo hagas, pues es cuando más necesario se hace.

Debemos tener en cuenta, tal y como afirma Tomas Navarro que las emociones positivas pueden proteger tu salud. Las personas que tienen una actitud positiva, gozan de estabilidad emocional o reciben apoyo emocional están en mejores condiciones para prevenir o superar ciertas enfermedades, te permite encajar mejor y reparar los estados emocionales negativos, permite tolerar mejor el dolor físico y te ayudará a mejorar la salud.

Se trata de evitar o reducir las emociones conflictivas o negativas, intentar ver el lado positivo de las cosas siempre. Si nos encontramos en una situación de disputa fuerte con alguien, hay que intentar ponerse en el lugar del otro en lugar de atacar o entrar a discutir o hacer ver nuestra postura sin atacar, tener una actitud positiva y optimista ante la vida, evadir los malos pensamientos, romper la rutina y valorar lo que nos rodea. En definitiva, intentar ser felices y eso solo se consigue con una actitud optimista y dejando el mal humor de lado.

¿Qué les parece si nos centramos en alcanzar la felicidad? Huyamos de nuestros enemigos, como la ira o el mal humor. Gracias por su tiempo.

Fuente: elperiodico.com

Related Articles

1 comentario

Isabel Hernández 18 noviembre 2014 - 17:15

Muy interesante, me ha encantado Cristina.

Responder

Dejar un comentario